Inseguridad en la ciudad de El Alto

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Por Cnl. Julio William Cordero Alborta (*)

La ciudad de El Alto es considerada una de las urbes más violentas del Estado Plurinacional de Bolivia, de acuerdo con las estadísticas de la gestión 2016, lo que la hacía una de las más inseguras. Focalizados en ello, realizamos una apreciación de situación en relación con esta problemática.

Como resultado, pudimos encontrar fábricas de bebidas alcohólicas adulteradas, que funcionaban ilegalmente, como también un sinfín de bares clandestinos que, en algunos casos, eran cementerios de elefantes, lo que motivó el decomiso y la clausura de estos lugares de inseguridad, que hacían ver una ciudad violenta. Así mismo, con labores preventivas se controló los bares y cantinas autorizados, permitiendo el funcionamiento de 19:00 a 00:03 horas, amparados en la Ley 259.

La ingesta de bebidas alcohólicas, además adulteradas, era la problemática más candente en esta urbe alteña. La existencia de diferentes actividades que conllevan al consumo de bebidas alcohólicas, tanto en el día como en la noche, hacía que los bebedores ocasionales y consuetudinarios sean blancos fáciles para los malhechores y a la vez se convertían en delincuentes ocasionales.

Hoy podemos hablar de certezas, gracias a los permanentes controles de prevención a estos factores de inseguridad se pudo bajar la incidencia delictiva en el primer semestre en un 50 %, lo que da una sensación de seguridad a la urbe alteña.

Se debe continuar esa tarea, además multiplicar las campañas preventivas contra el consumo de bebidas alcohólicas, drogas, inhalación de tíner, violencia intrafamiliar, así como campañas sobre el buen trato y comportamiento que deben tener los padres en sus hogares en relación con sus esposas e hijos, fortaleciendo los valores en las familias, para así asumir mejores conductas en relación con estos factores de inseguridad. Un trabajo coordinado con nuestra sociedad y comprometido hará una ciudad segura y, por supuesto, con mucha más calidad y calidez de vida.

(*) Es miembro de la Policía Boliviana.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *