El Alto, un pasado glorioso y un futuro incierto (I)

0
177

Por Teofilo Choque (*)

Los alteños entran a la historia política del país, gritando “¡El Alto de pie, nunca de rodillas!”, no es un grito altisonante, es una manifestación de rebeldía, rebeldía que caracteriza a El Alto y a los alteños, rebeldía para exigir sus derechos ante el Estado, contra la injusticia de los gobernantes y exigiendo mejores días para Bolivia.

En los primeros años de este siglo, se escuchó el último grito de rebeldía de El Alto, el cual no sólo se hizo escuchar en Bolivia, si no en todo el mundo, fue la expresión máxima del espíritu rebelde del pueblo alteño.

Del año 2003 al 2009, El Alto marcaba la agenda política del país, la agenda de octubre, todo el país estaba pendiente de lo hacía El Alto, los alteños sacaban y ponían presidentes, tanto Carlos Mesa y Evo Morales buscaron el aval de esta ciudad, como prueba de ese prestigio, aquí se promulga la nueva Constitución Política del Estado, como dirían algunos aquí se inicia la era del Estado Plurinacional, que en su momento tenían 4 ministros. David Choquehuanca, canciller; Félix Patzi, Ministro de Educación; Abel Mamani, ministro de Agua; y Antonia Rodríguez, ministra de Desarrollo Productivo y Economía

Pero hoy ya nadie le da importancia a la ciudad de El Alto, el presidente Evo Morales ya años que no asiste a los aniversarios de la ciudad y apenas tiene una ministra en su gabinete en representación de esta valerosa ciudad.

¿En qué momento El Alto perdió el rumbo?, ¿En qué momento ese espíritu rebelde se volvió sumiso?, Quienes son los responsables?

Una camarilla de dirigentes han amputado el espíritu rebelde

Una camarilla de ex dirigentes de las organizaciones sociales, dirigentes políticos, con la complicidad de algunos dirigentes actuales, que hablan en nombre de El Alto, que hablan en nombre de la agenda de octubre, que dan avales en nombre de El Alto y que lo hacen en beneficio propio.

Ex dirigentes y dirigentes que se hacen nombrar, ministros, directores, embajadores, son candidatos de uno y otro partido político, a alcaldes, concejales, diputados, senadores y asambleístas, una vez electos se olvidan de El Alto y trabajan en beneficio propio.

Esta camarilla que en una elección es candidato del partido A, en la siguiente elección es del partido B y en la tercera vuelven al partido A y actualmente se frotan las manos para ser candidatos para las elecciones del 2019 y 2020, ocupan físicamente los espacios de poder de El Alto.

Esa camarilla de la Ceja, ha amputado el espíritu rebelde de El Alto y hoy nos dicen: “Calla!, calla! Porque si no callas, no habrá obras de Evo Cumple o no tendrás obras de la alcaldía, si mantienes silencio te darán obras para tu zona”, han bloqueado el camino al progreso, han quitado la esperanza de los niños y jóvenes.

Este grupo de mercenarios, no sólo ocupan físicamente los espacios de poder si no también la mente de muchos alteños, y les dicen, “Si no tienes apoyo de los dirigentes no vas a llegar a ningún lado, tienes que contar con el apoyo de los dirigentes”. La actual alcaldesa ha sido víctima de ese pensamiento, “Si no tienes apoyo de los dirigentes no vas a terminar tu gestión” por eso, tuvo que conformar su propio CORELCAM, sólo así se explica la creación de organizaciones paralelas.

Mientras esa camarilla de La Ceja, siga decidiendo y gobernando en nombre de El Alto, tendremos un futuro incierto, porque nos encaminamos al colapso y un retroceso permanente, porque sus interés están bien atendidos y las necesidades del pueblo alteño olvidadas.

Teófilo Choque es analista político y trabaja en la cruzada por un Buen Gobierno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here