¿Cómo nació El Alteño, que cumple 16 años de historia en El Alto?

0
224
Trabajadores de El Alteño. Foto: El Alteño

El periódico El Alteño cumplió ayer 16 años al servicio de la ciudadanía en la urbe más alta del mundo. Un grupo de jóvenes periodistas y un diseñador gráfico se lanzaron a escribir la historia de El Alto en un proyecto concebido por el periodista Martín Balcázar Martínez y apoyado por Editores Asociados S.A., entonces conformado por la sociedad de las familias Canelas de Cochabamba y Rivero de Santa Cruz.

Martín Balcázar Martínez, fundador y director del único periódico de El Alto, contó que el grupo está integrado por Flavia Cecilia Ramos, Jorge Roberto Charca Huasco y el diseñador Vicente Mancilla Vargas, comenzaron a trabajar en el número cero.

A los 15 días se sumaron Mario Roque Cayoja, como primer jefe de redacción, y José Luis Vargas y Juan José Estrada como redactores del área política y social, respectivamente.

El matutino que nació como diario regional se convirtió en poco tiempo en un medio nacional. “Para muchos, el proyecto no tenía mucho futuro, pero para los vecinos, en ese entonces de siete distritos, era algo invaluable porque por primera vez iban a tener su propia voz los trabajadores, los artesanos, los niños y jóvenes de la pujante ciudad”, subrayó el director del periódico Martín Balcázar Martínez.

“Las grandes ideas nacen de las grandes necesidades”, señala Balcázar, recordando la creación de El Alteño un 7 de julio de 2002, cuando el grupo empresarial que tenía a cargo el matutino sensacionalista Gente decidió reducir personal. Aquello se sumó a la idea de La Prensa para crear un suplemento de solo cuatro páginas para la urbe alteña, algo que activó la imaginación de este periodista para darle a esa urbe su propio medio informativo.

“En el transcurso de los días para definir quiénes se quedan y quiénes se van, había la idea en La Prensa de hacer un suplemento de cuatro páginas para El Alto. Yo en Ciudad Satélite, en un encuentro con amigos en el local Number One, vamos conversando y recordamos que antes hubo el periódico El Alto que editaba el señor Roberto Mercado y al día siguiente pensé para qué hacer un suplemento y sacar personal cuando se podía lanzar un periódico para El Alto”.

“Haciendo números”, agrega el director del medio, vio que el proyecto era factible y se le pidió presentarlo a la directiva de Editores Asociados. “El directorio lo ve formidable y en su reunión aprueban diciendo ‘haremos El Alteño’, y así sin pensarlo se quedó con ese nombre que nos simpatizó mucho a todos”.

Trabajadores de El Alteño. Foto: El Alteño

En menos de 48 horas, el número cero o edición de prueba debía estar impresa. Balcázar junto a su equipo trabajó día y noche hasta conseguir el impreso que fue presentado el día 5 y así la primera edición salió un sábado 7 de julio. “Entonces el personal ya no se fue, solo pasó a ser parte de El Alteño y eso significó una inversión mínima para la empresa que solo tuvo que comprar algunos escritorios y alquilar la oficina”.

Parte de los fundadores como Cecilia Ramos que fue editora de Gente Santa Cruz, el periodista Roberto Charca y el diseñador Vicente Mancilla aún se mantienen en el periódico desde ese día, aunque como Balcázar con algún intervalo por las salidas que siempre se presentan en los medios de comunicación. La ideología que menciona Balcázar se manifiesta en sus ámbitos político, social y económico.

“La política son sus organizaciones vivas como la Fejuve, la COR, sus dirigencias que quieren un espacio para darse a conocer, la misma Alcaldía. La economía se ve en las actividades de sus empresas y sus instituciones. Lo social en sus índices de salud, de pobreza, de desarrollo. Si haces periodismo no solo debes hacer noticias sino ver el ámbito político, social y económico de tu ciudad, sino eres un turista más”.

Ante la visión de algunos medios que ven a la ciudad de El Alto como una urbe solo de noticias de inseguridad, la pobreza o la violencia, Balcázar sostiene que aquello es desconocer la realidad de esa ciudad.

“Dejamos de ser hace tiempo una ciudad de migrantes, El Alteño cumple 15 años y cuántos alteños han nacido junto al periódico, todos son estudiantes de secundaria ahora, los primeros migrantes ya murieron y la esencia de El Alto ya no es aquella, la forma de vida ya ha cambiado y los primeros vecinos incluso han migrado”.

Y es que El Alto se caracteriza más por su organización social, colectiva, que siempre está dispuesta a defenderse de las acciones políticas de los gobiernos de turno, sean nacionales o regionales. Sus representantes tienen influencia y en ello se centra mucha de la información diaria.

“La gente quiere saber qué pasa con sus instituciones, ahora hay dos Fejuves entonces quiere saber a quién obedecer si tiene que marchar o si no va a salir. Domingos y jueves vendemos más ejemplares gracias al aglomerado de gente por la feria 16 de Julio que ahora con su festividad compite con el Gran Poder, y eso es bueno, saber que ellos también traen artistas internacionales, que generan desarrollo”.

En estos 16 años El Alteño vio pasar a cuatro alcaldes titulares y uno transitorio: Paredes, Nava, Patana, Chapetón, además de Maquera.

Gajes del oficio en El Alteño

Las amenazas y los ataques son frecuentes para el gremio periodístico. En El Alto, una ciudad bastante politizada, la relación entre los medios y las autoridades puede ser tensa. Sin embargo, aquello es considerado en estos 16 años como parte del oficio.

“El Alteño es un periódico independiente y las autoridades saben que se los va a criticar cuando se deba y los va a felicitar cuando hagan las cosas bien, pero obviamente como todos los políticos no les gusta la crítica. Nosotros no somos amigos del poder, pero tampoco somos enemigos de ellos, solo escribimos lo que vemos.

A veces se han enojado con nosotros y nos han anulado la publicidad, pero se han dado cuenta que más perdían ellos que nosotros porque nuestro capital es la credibilidad”.

Esta relación lleva a la coerción de las entidades estatales que muchas veces cortan la publicidad a los medios que consideran “opositores” a su gestión. En caso de El Alteño, eso no ha alcanzado niveles de crisis, gracias a que este medio, según Balcázar, “no carga la tinta” ni hace política.

Nuevos horizontes en El Alteño

Martín Balcázar Martínez se define como una persona que llegó a sus cuatro años a la ciudad de El Alto, al barrio de Ciudad Satélite, con la ilusión de lograr algo en la vida. “Gracias a mis papás lo hice saliendo comunicador, aunque definido más como periodista. Soy un apasionado por el periodismo, amo hacer esto, es mi vida y es mi pasión, es algo que me ha dado mucho pero que también te quita algunas cosas”.

Creador del matutino Gente en su momento y luego de El Alteño hace ya 16 años, el periodista espera que las nuevas generaciones tomen la posta para cumplir una labor social y de compromiso con el vecino alteño.

Darle fuerza al periódico digital y el incremento de páginas impresas y la creación de otros suplementos son parte del proyecto para continuar en esta labor de informar a la población alteña cada día sobre todo aquello que es de interés de sus vecinos como El Alteño viene haciendo hace 16 años.

Los que pasaron en El Alteño

Por la redacción pasaron varios periodistas, como Daniela Otero, Ericka Ibañez, Juan Carlos Chamorro, Brenda Nattes, Gabriela Ramos, Martín Zelaya, Gonzalo Pérez, Cinthia Nogales, Miguel Rivas, Virgilia Mamani, Esperanza Calle, Freddy Grover Choque, Arturo Arias, entre otros.

Actualmente el equipo de redacción está conformado por Martín Balcázar Martínez, Director; Cecilia Ramos Borda, Jefe de Redacción; redactores, Edwin Mamani, Roberto Charca, Soania Ana Apaza, José Luis Quispe y Víctor Quispe Perca, Editor de Deportes y con los diseñadores gráficos Antonio Huanca y Juan Apaza.

Fuente: El Alteño

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here