Muy pocos arriesgan su vida para salvar a otros

0
240

El Alto, diciembre 2018 (Ageaureola).- Entrevistarse con la Alcaldesa Soledad Chapetón Tancara, para manifestarle la sacrificada labor que cumple a diario un guardia municipal, ese fue el máximo deseo que no alcanzó a consumar Edme Cava Ferrufino, que en vida fue integrante de la Intendencia Municipal, falleciendo la pasada semana a consecuencia del cáncer pulmonar que le produjo la excesiva aspiración del monóxido de carbono, al salvar vidas de los funcionarios que se encontraban al interior del inmueble municipal durante la quema en febrero de 2016 frente al Surtidor Victoria.

El hecho se desencadenó a raíz de la permanente negligencia de funcionarios y de la máxima autoridad edil, mientras que las juntas escolares tras meses de conflictos sin respuestas, acordaran marchar para exigir obras en las unidades educativas, consecutivamente demandando la renuncia de los funcionarios y encargados del asunto.

El fatídico 17 de febrero 2016 terminó con la vida de 6 personas y otras 29 heridas, quienes se encontraban atrincheradas dentro del edificio edil, siendo posteriormente evacuadas al hospital y centros de salud donde guardias municipales olvidándose de sí mismos intervinieron en el auxilio como la Gendarme, Edme Cava, quien no dubitó en subir y bajar las gradas del edificio de cinco plantas mientras esta se incendiaba, entre tanto y debido al desmedido esfuerzo sus pulmones se llenaban del peligroso humo provocando su infección.

“Esto la llevo al hospital donde tuvieron que reanimarla porqué el diagnóstico médico fue que perdió la vida, la reanimaron para que vuelva en si” relató su hija Alicia, “eso provocó que Edme contraiga el cáncer en los pulmones (enfermedad terminal)”. A pesar de los enormes esfuerzos que realizaron sus hijos en procura de la recuperación de su salud, Edme falleció a los 58 años el 6 de diciembre, sin cumplir con su última voluntad, conversar con la Alcaldesa sobre sus inquietudes y criticas donde la burgomaestre alteña jamás acudió pese a reiteradas notas que se envió.

Contrajo matrimonio con un efectivo policial del que le nacieron 2 hijos, hoy en día son activos profesionales gracias a los esfuerzos que Edme les dedicó procurándoles una buena educación y alimentación ya que su esposo falleciera 14 años atrás, convirtiéndose en madre y padre para sus retoños. Entre sus máximos anhelos estuvieron gozar de la compañía de sus nietos y terminar los últimos días de su vida en la tierra que la viera nacer Sucre – Chuquisaca.

Los familiares recordaron que Cava Ferrufino, ingresó a trabajar en las filas de la guardia comunal a sus 35 años de edad desempeñándose por 23 años. Según relatos de los camaradas de Edme, la conocían afablemente con el seudónimo de “La Choca”, y en muchísimas ocasiones se la vio acompañada por sus hijos en las largas noches de resguardo, pasando navidades, años nuevos, cumpleaños, en museos y oficinas en cumplimiento de su jornada laboral que consta de 24 horas.

FAA.-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here